Être insomniaque exposerait à davantage de troubles de la mémoire

 

Según un estudio canadiense de 28.000 personas, la falta de sueño provocada por el insomnio crónico puede afectar negativamente a la memoria.

 

Olvidarse de dar de comer a tu mascota, coger el autobús equivocado, dejar que un pastel se pase en el horno... Todo el mundo ya lo ha notado: después de una mala noche, la tarea más pequeña se vuelve más difícil. Y cuando los trastornos del sueño se afianzan definitivamente, como es el caso del 10% en la población que padeceinsomnio, es la memoria la que recibe un golpe. De hecho, investigadores de la Universidad Concordia de Montreal (Canadá) han demostrado que las personas que padecen insomnio crónico son más propensas a sufrir problemas de memoria que aquellas que duermen como locas. Su estudio fue publicado el 16 de mayo en la revista médica. Dormir.

 

Un estudio de 28.000 personas

 

Los investigadores reclutaron a 28.000 voluntarios mayores de 45 años y luego los dividieron en 3 grupos según la calidad de su sueño. El primero incluyó a pacientes que padecían insomnio crónico, el segundo a personas con insomnio ocasional y el último grupo reunió a personas sin problemas de sueño. Se dice que el insomnio es crónico si se presenta más de tres noches a la semana durante al menos tres meses y afecta a la calidad de vida (fatiga, somnolencia, irritabilidad, dificultad para concentrarse).

 

"El grupo con insomnio crónico obtuvo peores resultados en las pruebas que los individuos de los otros dos grupos".

Profesor Thien Thanh Dang-Vu, investigador en salud cognitiva y neurociencia y coautor del estudio.

 

Posteriormente, los participantes completaron un cuestionario y realizaron pruebas neuropsicológicas. ¿Resultado? "El grupo que padecía insomnio crónico obtuvo peores resultados en las pruebas que los individuos de los otros dos grupos", afirmó en un comunicado de prensa el profesor Thien Thanh Dang-Vu, investigador en salud cognitiva y neurociencia y coautor del estudio. Al realizar la tarea de recordar una lista de 15 palabras, los participantes con insomnio recordaron 3,18 palabras de 15 después de 30 minutos, en comparación con 3,42 de los participantes sin trastorno del sueño. Una diferencia que parece pequeña pero que los autores consideran significativa. Si las capacidades de memoria fueran similares entre los grupos, esta cifra sólo debería fluctuar en unas pocas centésimas de unidad como máximo. Sin embargo, debido a que cada prueba cognitiva solo se realizó una vez por persona, estos resultados deben abordarse con precaución.

 

El insomnio no es la única causa de los trastornos cognitivos

 

¿Podría esta caída en el rendimiento deberse a algo más que al insomnio? Vale la pena hacerse la pregunta porque la memoria puede verse afectada por muchos factores: un derrame cerebral, ciertos medicamentos, alcoholismo, etc. Para asegurar que el insomnio era la causa, los autores no incluyeron a personas diagnosticadas con demencia o traumatismo craneoencefálico importante, pero también tuvieron en cuenta los posibles efectos de otros problemas de salud como la ansiedad y el dolor crónico.

 

"El tipo de memoria más afectada es la memoria declarativa, es decir, la memoria de objetos y acontecimientos", explica el profesor Dang-Vu. Esta memoria te permite, por ejemplo, recordar la fecha en la que obtuviste el permiso de conducir, el lugar donde te encontraste con amigos, etc. Sorprendentemente, el grupo de insomnes ocasionales obtuvo mejores resultados en las pruebas de flexibilidad mental (capacidad de cambiar de una tarea cognitiva a otra) en comparación con los otros dos grupos. Un resultado frágil que los investigadores explican por la hiperactividad derivada de la falta de sueño.

 

Dormir ayuda a optimizar la memoria: cuando dormimos, el cerebro clasifica la información y la almacena.

 

Este no es el único resultado inesperado: el estudio muestra que fueron los participantes más jóvenes (entre 45 y 65 años) los que sufrieron con mayor frecuencia insomnio y problemas de memoria. Sin embargo, hubiéramos esperado que las personas mayores, que tienen mayor riesgo de demencia, fueran las más afectadas. ¿Podría ser esto entonces un presagio de un deterioro cognitivo en el futuro? ¿Se pueden prevenir o incluso revertir estos déficits cognitivos? "Éstas son cuestiones importantes que aún deben explorarse y que tendrán un gran impacto en la prevención y el tratamiento de los trastornos cognitivos relacionados con la edad", afirma el profesor Dang-Vu.

 

Sabemos que el sueño optimiza la memoria: cuando dormimos, el cerebro clasifica la información y la almacena. No sólo funciona para recordar las partes importantes, sino que también elimina las que no lo son. Dependiendo de las fases del sueño, no es la misma memoria la que entra en juego, sino que son las fases del sueño ligero y profundo las que actúan sobre la memoria declarativa, precisamente la que afecta a los insomnes participantes en el estudio canadiense. Queda por ver si este impacto del insomnio es transitorio o duradero y si constituye un signo predictivo de la aparición de demencia.

 

Fuente, salud le figaro, 20 de mayo de 2019